Sanos en casa


La pandemia de COVID-19 hace que muchos de nosotros permanezcamos en casa y estemos sentados mucho más tiempo del habitual.


A muchos nos resulta difícil seguir practicando la actividad física acostumbrada, la situación es aún más difícil para quienes no suelen hacer demasiado ejercicio.


Sin embargo, en un momento como este es muy importante que las personas de cualquier edad y capacidad física se mantengan lo más activas posible.


La campaña #BeActive («Sé activo») de la OMS pretende ayudarte a conseguirlo y al mismo tiempo, pasar un rato agradable.


Recuerda que un simple descanso breve en el que abandones la posición sentada para hacer 3-4 minutos de actividad física ligera —como caminar o realizar estiramientos— ayuda a relajar los músculos y mejorar la circulación sanguínea y la actividad muscular.


El ejercicio físico regular es beneficioso para el cuerpo y la mente, puede reducir la hipertensión, ayudar a controlar el peso y disminuir el riesgo de enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo 2 y distintas formas de cáncer, enfermedades todas ellas que pueden aumentar la vulnerabilidad a la COVID-19.


El ejercicio también fortalece los huesos y músculos y aumenta el equilibrio, la flexibilidad y la forma física, en las personas mayores, las actividades que mejoran el equilibrio ayudan a prevenir caídas y traumatismos.


La actividad física regular puede ayudar a establecer rutinas cotidianas y ser un modo de mantenerse en contacto con la familia y los amigos. También es buena para nuestra salud mental, ya que reduce el riesgo de depresión y deterioro cognitivo, retrasa la aparición de la demencia y mejora nuestro estado de ánimo general.