Relevancia de jugar con tus hijos


Normalmente es importante que juegues con tus pequeños, sobre todo ahora que están de vacaciones, debido a que tienen más tiempo para realizar actividades que sean de su interés.


Es vital que fomentes su desarrollo mental y emocional.


¿Sabes qué es lo que pasa en el cerebro de tu hijo cuando juega?


La respuesta es sencilla, se producen diferentes reacciones debido a la activación de una serie de hormonas como:


– La Serotonina: Gracias a ella se reduce el estrés, también es la encargada de equilibrar y regular el estado de ánimo.

– La Acetilcolina: Es la sustancia que favorece la concentración, la memoria y por supuesto, el aprendizaje.

– Las Endorfinas y Encefalinas: Encargadas de reducir la tensión neuronal; es decir, la que transmite al niño calma y felicidad. Es el mejor momento de creatividad del niño.

– La Dopamina: Motiva la actividad física, la que consigue que los músculos reaccionen ante el juego. También participa en la estimulación de la imaginación, la creación de imágenes y seres fantásticos.


Cuando juegas con tu hijo, el impacto en su desarrollo emocional es muy positivo debido a que lo ayudará a mejorar en diversos aspectos como:


· Estar de buen humor y en consecuencia tú también lo estarás,

· Fortalecerás su autoestima y sentimientos de pertenencia, la convivencia entre la familia mejorará y serán más felices


· Es importante mencionar que transmitir valores a través de los juegos es una de las mejores estrategias para los padres.

· Jugar con tus hijos mejorará el vínculo afectivo, los lazos emocionales serán mucho más estrechos

· Crearán habilidades esenciales para la vida.


Este tiempo es como un ensayo que los niños necesitan para potenciar las habilidades que podrán aplicar en su vida para el futuro como la creatividad, paciencia, toma de turnos, habilidades sociales, imaginación, resolución de problemas, control y regulación emocional, entre otras.


Los niños necesitan espacio y tiempo para Jugar pues implica ensuciarse, desordenar, hacer ruido y reír.


Recuerda que no hay edad para jugar; cuando tus hijos comiencen a crecer es importante ir cambiando la forma del juego, por ejemplo en la adolescencia los juegos de mesa son el mejor aliado, sobre todo porque los ayuda con la destreza y pueden reforzar sus habilidades, así como fomentar la “Neurogénesis” (el crecimiento de nuevas neuronas en el cerebro), además, pueden promover la plasticidad neuronal, generando modificaciones en los patrones neurales y las sinapsis que llevan a cambios estructurales en el cerebro.


Estos cambios resultan en nuevas células del cerebro y una mejor conectividad entre las diferentes regiones, mejorando por consiguiente habilidades cognitivas como: memoria, aumento de periodos de concentración, inteligencia espacial, habilidad para aprender otros idiomas y la coordinación.


Diversos estudios han reflejado que el jugar videojuegos con familiares o amigos puede reducir el riesgo de tener problemas mentales, como la esquizofrenia, estrés post traumático y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer en adultos mayores e incluso ayuda con la dislexia.


Aunque también hay una amplia evidencia de investigaciones que muestra que jugar juegos de mesa y videojuegos mejoran sustancialmente al cerebro de forma positiva; los adultos deben estimular la meta cognición en los niños, pidiéndoles explicar el porqué de sus decisiones durante el juego.


Este tipo de descubrimientos demuestra que los juegos de mesa y videojuegos pueden ser poderosas herramientas para desarrollar la agudeza mental de los niños.

El combinar sesiones de juego con cortas sesiones de meditación también puede mejorar el tiempo de calidad que uno emplea con la familia.


Cuando hablamos de videojuegos debemos entender que exceder el tiempo tampoco es bueno, un tiempo adecuado es entre 30 y 45 minutos por día.

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo