De algunas lecciones aprendidas durante tiempos de pandemia


Porque sí, hemos tenido algunos días complicados. Algunos días increíblemente difíciles. Pero también hemos experimentado momentos de alegría. Y, afortunadamente, tenemos el don de aprender de todo esto.


Una vida plena no requiere un calendario completo.


Con opciones de entretenimiento y actividades limitadas, encontramos formas creativas de llenar nuestros días. Dejamos que nuestros hijos se aburran en algún punto buscando qué hacer, como lo hicimos nosotros cuando éramos pequeños. Y aunque, sí, todos esperamos estar un poco más ocupados en el futuro, no tenemos que ocupar cada minuto para hacer que cada minuto cuente.


Está bien no estar bien.


Quizás perdiste tu trabajo o un ser querido. Quizás todo en conjunto te agotó. Quizás extrañes a tu mamá y papá o a tus amigos. Quizás simplemente necesites un descanso. Este tiempo nos enseñó a ser vulnerables y, de ser necesario, a buscar ayuda.


La risa es realmente la mejor medicina.


Es cierto ahora más que nunca: la salud mental de nuestra familia es importante. ¿Sientes tus hombros tensos estos días? ¿Luchas con nuevos dolores de cabeza? ¿tus hijos tienen problemas para dormir? Por supuesto. Todos estamos estresados y todos necesitamos un tiempo de alegría, la libertad de ir de aquí a allá y la risa que relaje algo de nuestra tensión.


2022 podría ser el año en el que prioricemos la diversión.


¿Qué lecciones, grandes o pequeñas, has aprendido durante tiempos de pandemia?