4 formas de llevar un estilo de vida más saludable en familia este 2022


Primero aceptemos dejar de lado la famosa frase "Nuevo año, nuevo yo". No necesitamos ese tipo de positividad tóxica en nuestras vidas.

Descartemos también todos esos mensajes de marketing típicos de enero de "adelgazar y estar saludable" que se han infiltrado en nuestras redes sociales, bandejas de entrada y diálogo interno.

Las promociones de membresía del gimnasio de año nuevo, la dieta de año nuevo que supuestamente funciona en dos semanas y las píldoras mágicas para perder peso.

Pero tal vez, quieras empezar el año priorizando tu salud. Me gusta que enero sea un mes para restablecer mi mente y mi cuerpo. Disfrutar de la salud, el ejercicio y un desafío físico.



Conviértelo en una conversación familiar


Intenta convertir el tema de la salud en una conversación familiar. Pueden compartir sus propias metas en familia. Ser vulnerables acerca de los puntos en donde hemos fallado anteriormente. Pide de su ayuda para mantenerte firme en tus mentas. Explícales acerca de la importancia de la salud a través de la actividad física. Una vez que lo hayas compartido, hazles estas preguntas a los integrantes de tu familia:

¿Qué es lo que más le gusta hacer, andar en bicicleta, correr, nadar?

¿Existe alguna actividad física que podamos hacer en familia?

¿Cómo te sientes después de estar activo?

¿Extrañas estar más activo ya que has estado más tiempo en el interior este año?



Encuentra cual es el impedimento emocional


Tal vez te pueda tomar algún tiempo obtener respuestas directas a algunas de esas preguntas:

¿Qué hay de ti? ¿Este objetivo apoya a la persona que eres? ¿Estás siendo demasiado crítico contigo mismo? ¿Tiene expectativas de una estética que no te hará feliz al final? ¿Está tomando en cuenta la pandemia? ¿Estos objetivos se derivan del juego de comparación de las redes sociales? Estas son preguntas difíciles con respuestas emocionales aún más difíciles, pero conocer estas respuestas puede ayudar a eliminar la nube de posibles fallas en torno a sus esfuerzos por lograr un estilo de vida más saludable.

.

Potencializa lo que ya haces


En algún punto la actividad física no tiene porqué ser tan específica, tan competitiva o tan intensa. Estás activo en este momento y puedes maximizar eso. Si a tus hijos les gusta andar en bicicleta, consigue una bicicleta también. Si vives cerca de un parque, salgan a caminar juntos. Podrías saltar la cuerda. Da una vuelta más, dos o tres en el supermercado o en el centro comercial.

Estaciona el auto lejos. Si a tus hijos les gustan los videojuegos, consigue alguno que les permita mantenerse activos.


Las acciones hablan más fuerte que las palabras

A veces, solamente necesitamos tomar ese primer paso.

Si te quedas sin aliento al caminar para tirar la basura, ¡está bien! El primer día es duro incluso para los deportistas más experimentados. Todos tenemos que empezar en algún lugar. Y, ¿no es un gran ejemplo para sus hijos el no tener miedo de probar algo nuevo, incluso si es incómodo? ¡El solo hecho de hacer algo les muestra todo a sus hijos! Ven sus esfuerzos y ven su determinación de hacer las cosas de manera diferente. Te ven poniendo acciones a tus palabras. Incluso si es algo que se realiza una vez a la semana durante 20 minutos, su consistencia tendrá un impacto valioso.

Con solo un poquito de intencionalidad, estas conversaciones y actividades pueden sumarse para crear un ambiente en su familia que apoye un estilo de vida saludable a largo plazo. Entonces, cuando te bombardean con todos los mensajes de Año Nuevo sobre la pérdida de peso y 20 días para marcar tu abdomen, puedes recordarte con confianza que estás haciendo lo que puedes de una manera excelente para toda la familia. Toma un día a la vez.

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo